Se encuentra usted aquí

Reelegido el superior general de la Congregación, P. Mathew Vattamattam

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

El inicio de la tercera semana del capítulo general de los claretianos ha estado marcado por la elección, por una mayoría absoluta bien holgada y en primera votación, del P. Mathew Vattamattam, que ya había ejercido el servicio de superior general en el período 2015-2021.

El P. Mathew, de 62 años de edad, nacido en el estado indio de Kerala, hizo su primera profesión como religioso en 1978 y tras ejercer el ministerio sacerdotal en diversos ámbitos (parroquiales, formativos y de animación espiritual) fue responsable del área de formación en el gobierno general de la congregación de 2003 a 2015.

El 30 de agosto de 2021, tras dos días de intenso discernimiento, el Capítulo General le ha pedido que acepte prolongar su servicio como superior general durante los próximos seis años.

Una jornada intensa

Como casi todos los días, la comunidad capitular se congregaba en la capilla principal del centro Ad Gentes de Nemi, en las afueras de Roma, a la siete de la mañana. Desde hora y pico antes un buen número de misioneros dedicaba un tiempo a la oración. A las siete comenzó la misa votiva del Espíritu Santo, que acompaña en la tradición claretiana las jornadas de elección.

Dos horas después los capitulares se reunían solemnemente en el aula para releer juntos lo consignado en los principales documentos de la Congregación sobre el servicio del Superior General y el modo de su elección. Tras repasar juntos los resultados de la votación de sondeo hecha día y pico antes y un texto sobre el valor del discernimiento comunitario y la importancia de la rectitud de intención y la búsqueda del bien común en este tipo de procesos, los capitulares pudieron conversar sobre la elección en ambiente de oración durante más media hora en diálogos marcados por la confidencialidad y la transparencia.

Tras una breve pausa y un rato compartido de adoración al Santísimo Sacramento, los miembros del Capítulo -comprobado el cumplimiento de todas las normas y de las consignas dadas por la Santa Sede para este tipo de votaciones en circunstancias covid- ocuparon sus lugares en la sala capitular y procedieron a la votación que tuvo como resultado la reelección del P. Mathew.

Un sí bien generoso

Cumpliendo también estrictamente lo prescrito en las normas claretianas, el P. Gonzalo Fernández Sanz, vicepresidente del Capítulo, preguntó al P. Mathew si aceptaba la encomienda discernida por los hermanos y una vez escuchada su respuesta proclamó oficialmente la legitimidad de la elección.

Como ya hizo hace seis años, el P. Mathew acogió la pregunta pidiendo unos momentos de silencio para acoger la petición. Acto seguido, con pocas pero sentidas palabras, recordó el lema que ha ido guiando el discernimiento capitular (arraigados y audaces) y expresó su confianza en Dios para aceptar la petición de los hermanos en estos tiempos de tanto cambio. Como luego afirmaría al dirigirse a la comunidad capitular en su toma de posesión, aunque a uno le apetezca descansar y recibir otros destinos, en todo momento ha sentido la cercanía del Señor y de los hermanos, por muy difíciles que sean las situaciones: “Confiado en el Señor, repito el sí de mi primera profesión y el sí que he animado a pronunciar a tantos jóvenes con los que he compartido camino”.

En ambos lugares, en la sala capitular y en la capilla, las palabras del P. Mathew han sido acogidas con un profundo y cálido aplauso.

Gratitud, alegría y vuelta al trabajo

Los capitulares agradecen mucho la labor que en los últimos meses y sobre todo estos días están haciendo la misionera claretiana Jolanta Kafka (superiora general de las Religiosas de María Inmaculada) y el claretiano P. Paulson Veliyannor, que han acompañado espiritualmente y como facilitadores a la comunidad capitular. Lo mismo cabe decir del servicio y compromiso de los ocho o nueve claretianos que, sin ser capitulares, trabajan muchas horas al día para que todo vaya bien desde la traducción, la intendencia y la oficina de comunicación (entre ellos Anthony O. Igbokwe y Adrián de Prado). Todos ellos, que no son estrictamente miembros del Capítulo, se han ausentado escrupulosamente de él en los momentos en los que la discreción, la reserva y la confidencialidad lo aconsejan, aunque pronto se han unido a la asamblea en el rato de oración que ha enmarcado la toma de posesión.

A las tres horas y media escasas de reelegir al P. Mathew, los capitulares ya se encontraban reunidos de nuevo para, a petición suya, dialogar sobre el estilo de gobierno y el número de consultores generales que la misión claretiana puede necesitar en este momento. En diseñar el nuevo consejo y elegir sus miembros se centrará el capítulo los dos próximos días.

El ambiente capitular sigue siendo de una muy agradable y cordial convivencia. Hoy, por fin, el número de capitulares presentes en el aula ha alcanzado los 74. A ellos hay que sumar a los dos delegados que se encuentran aislados en sus habitaciones por razones de covid. El Capítulo ha recibido hoy con alegría la incorporación a la dinámica capitular plena presencial de todos los capitulares de India, que hubieron de seguir on line las primeras semanas de asamblea. El viaje a Roma de los dos capitulares que debían desplazarse desde Congo y Sri Lanka parece muy difícil, aunque ambos siguen con mucho empeño (a pesar de las diferencias de hora) las tareas del Capítulo y han tomado la palabra en varias ocasiones.

Acogiendo la invitación escuchada a los obispos José Rodríguez Carballo, Josep María Abella y Aquilino Bocos, que se han dirigido al Capítulo, sus miembros siguen haciendo todo lo posible por arraigarse en Dios y al mismo tiempo vivir en íntima cercanía con los pueblos con los que la congregación camina. En los últimos días cerca de veinte idiomas distintos se han utilizado en los momentos de oración común, singularmente en el rezo del rosario con el que hace unos días el Capítulo quiso encomendar a los jóvenes de los cinco continentes.

María, evocada hoy también como la Madre del Cenáculo y la mujer abierta al Espíritu, sigue muy presente en el camino capitular. Que Ella interceda desde ya por el P. Mathew y su nuevo consejo.

Categoría: