Se encuentra usted aquí

Capítulo General: centrándose más en el futuro

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Ninguna familia construye su vida sin memoria. Bien lo saben quienes pierden padres y abuelos y se quedan sin tener a quién preguntar. Pero ninguna familia avanza y vive sin soñar su futuro, sin desear, sin calcular, sin programar. Como suele repetir el papa Francisco, el seguimiento de Cristo, la condición cristiana, tienen un componente ineludible de memoria, aunque el Espíritu nos lance siempre al futuro. Memoria, sueño y proyección se entremezclan. ¡Qué duro es vivir con alguien que no reconoce, que no recuerda! ¡Qué triste vivir con quien se empeña en vivir siempre el mismo día de su vida, por mucho que califique esa pobreza de fidelidad!

Guiados por la mesa presidencial del capítulo, en la que se sientan el superior general y dos miembros de su consejo, los moderadores y los dos facilitadores del caminar capitular, la asamblea decidió el día 26 en votación solemne, prácticamente unánime, que el tiempo dedicado a evaluar y a diagnosticar la situación de la congregación ha sido suficiente, abriendo la puerta a que el Capítulo inicie una fase mucho más proyectiva y de diseño de futuro.

A las jornadas dedicadas a analizar los informes escritos presentados por el gobierno general y a dialogar sobre ellos, se unió una sesión intensa en que el P. Mathew Vattamattam y los consultores intentaron responder a algunas preguntas de los capitulares aún no abordadas en plenario. Con todo, acabada su exposición, más de una docena de delegados formularon nuevas preguntas. Sobre algunas han trabajado ya antes del capítulo algunas comisiones de expertos que han trasladado a la asamblea su parecer; se trata de temas relacionados con el criterio de territorialidad en la Congregación, la interculturalidad y los intercambios de personal entre regiones del mundo, el futuro de las delegaciones…

Dos jornadas monográficas

El diálogo en plenario sucedió a dos días de intenso trabajo. El martes la jornada se centró en cuestiones relacionadas con Solidaridad y Misión y la respuesta claretiana a las situaciones de injusticia, indiferencia y descuido del planeta… Los esfuerzos en este terreno son múltiples en todas las regiones de la Congregación y el empeño en impulsarlas ha sido intenso en los últimos años. Junto al coordinador general de temas de justicia y paz, se dirigieron a la asamblea el procurador general de misiones y el coordinador del equipo claretiano ante las Naciones Unidas del que forma parte el P. Miguel Ángel Velasco. El diálogo sobre todas estas cuestiones fue intenso; los capitulares tienen información suficiente (unida a la que algunos llevan décadas recogiendo sobre el terreno) para tomar decisiones de futuro.

El miércoles la jornada completa se articuló en torno a cuestiones relacionadas con la comunicación tanto al interior de la misma familia claretiana como en lo que tiene de espacio de anuncio del evangelio y presentación de la fe. Las iniciativas en este campo son también innumerables. Junto a editoriales y revistas de relevancia internacional se cuentan emisoras de radio, presencias en redes, equipos de comunicación y todo tipo de nuevas experiencias en el continente digital. Varios misioneros jóvenes de diversas partes del mundo (varios de ellos presentes en el aula) enriquecieron con sus intervenciones la sabia aportación de dos sacerdotes bien versados en comunicación eclesial (el salesiano Javier Valiente, que viajó a Roma desde España, y el Prof. José María La Porte, de la universidad romana de la Santa Cruz).

Como experiencia gozosa para cerrar el día, la noche del martes los capitulares pudieron ver la película ‘Claret’, obra del cada vez más conocido director salmantino Pablo Moreno, que ya llevó a las pantallas la vida de los Beatos Mártires Claretianos de Barbastro. La presencia de los Mártires Claretianos en el Capítulo, notable desde el primer día, se ha hecho más visible en las últimas jornadas. A ellos han aludido varios de los miembros de la Familia Claretiana que se dirigieron a los capitulares el jueves, entre ellos Dª María del Mar Álvarez, directora general de las Hijas del Inmaculado Corazón de María (Filiación Cordimariana) y varios de los animadores de los momentos compartidos de oración. De los Mártires se han acordado también los capitulares al encomendar al Señor al P. Rafael María Serra, postulador de la Congregación que jugó un papel crucial en la llegada de los beatos de Barbastro a los altares, fallecido estos días en Barcelona.

El afecto de los obispos claretianos

La visita al Capítulo de Mons. Luis Ángel de las Heras, misionero claretiano, obispo de León (España), que presidió la celebración eucarística compartida con la Familia Claretiana, dio pie a que la asamblea recordara a los veinticuatro obispos claretianos, un buen número de los cuales ya han enviado sus mensajes al Capítulo, en el que intervendrán con más extensión a distancia Mons. Josep Maria Abella y el Card. Aquilino Bocos, superiores generales eméritos de la Congregación, llamados al episcopado por el papa Francisco. Uno de los primeros en dirigirse a la asamblea fue Mons. Ángel Garachana, obispo de San Pedro Sula (Honduras), que trasladó a los capitulares su “intensa cercanía afectiva y espiritual” al tiempo que les recordaba el sentido dado por el Padre Claret a la imagen del compás, tan relacionada con el binomio ‘arraigados y audaces’ sobre el que el Capítulo está reflexionando tanto. Esta semana la asamblea escuchó también un mensaje de Mons. Leo Dalmao, nombrado obispo en 2018 mientras servía a la Congregación como consultor general.

En la eucaristía del jueves la comunidad capitular volvió a recordar a Mons. Pedro Casaldáliga, fallecido hace un año, al que el Capítulo General de 2015, rompiendo la costumbre de no citar a misioneros vivos en sus documentos conclusivos, dio voz en varias ocasiones. El recuerdo del jueves fue ligado a una pintura del también claretiano Maximino Cerezo Barredo, al que también el documento capitular de 2015 citó expresamente. Sus obras, utilizadas varias veces en estas dos semanas de asamblea, volverán todavía a serlo en los días siguientes.

Ayudados por los facilitadores, los capitulares tratarán de ir descubriendo qué espera el Espíritu de la Congregación en este momento y quiénes son los hermanos más indicados para animar ese caminar desde el gobierno general. El  discernimiento entra en una nueva fase.

 

Categoría: