Se encuentra usted aquí

PASTORAL VOCACIONAL : Cuestión de Retos

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Vamos a hablar de Pastoral Vocacional. Todos tenemos vocación. Dios nos llama a realizarnos en un proyecto concreto de vida Los Agentes de Pastoral tenemos que ayudar a que los niños y jóvenes vayan encontrando el lugar donde el Señor les llama. Me preocupa la falta de propuesta vocacional que hay en las acciones de Pastoral Juvenil que realizamos. Tampoco veo cómo hay que hacer para animar. Creo que depende de cada claretiano en la posición que esté y en el ministerio que desempeñe. Otras preocupaciones atraen más a los Agentes de Pastoral. Nos enredamos en otros asuntos y no hablamos con los chicos. A la Pastoral Vocacional hay que dedicar más tiempo. Hay que "perder el tiempo". A otros asuntos, todos ellos, sin duda, muy loables, dedicamos mucho tiempo: acompañar a algún anciano enfermo a la consulta médica, hacer las compras y llevar la economía de la comunidad, hacer calendarios y programaciones, preparar materiales para las actividades, estar horas, muchas, en el ordenador, etc. Pero no se dedica tiempo suficiente a los Centros Juveniles, a estar con los chicos y chicas en el patio, a hablar con los niños, los adolescentes y los jóvenes en las tutorías o fuera de ellas... Y alguno podría preguntarse, también, si dedica tiempo a las confesiones y a la dirección espiritual. Creo, sencillamente, que como apóstoles que somos, vivimos más en paz y tranquilidad esperando que vengan a mí. Pero si a la iglesia no van y a los patios y centros juveniles cada vez vienen menos, no podemos cruzarnos de brazos. Tenemos un reto: ir a donde están los niños y jóvenes. Cada vez que realizamos actividades de Pastoral Juvenil Vocacional: reuniones, salidas, fiestas, convivencias, etc., podríamos preguntarnos si tenemos tiempo para acompañar y proponer. Hoy falta hacer una pastoral de acompañamiento y de propuesta vocacional. Este es un segundo reto para nuestra Pastoral Infantil y Juvenil. A veces, muchas veces, pienso que hemos perdido frescura juvenil, que no siempre va unida a los años, sino al entusiasmo de la propia vocación y al interés de que el Reino llegue a cuantos más mejor. Falta de "celo apostólico" (expresión del Padre Claret) se llama a esto ¿Deseo que otros, como yo hice un día, sigan a Jesús? Como Jesús un día a los dos discípulos también yo puedo invitar: "venid y ved". Muchas veces me pregunto: ¿Yo claretiano, en alguna ocasión pienso, creo y quiero, como cualquier padre y madre, generar vida? Esto no parece hacer sufrir ni vivir con angustia a los agentes de PIJV, claretianos y laicos. Yo sí lo vivo con angustia. Me duele que otros no sigan el camino que a mí me hace feliz. ¿Estás "preocupado y ocupado" sobre el tema vocacional? Este es un tercer reto para todo el apostolado que realizamos. Como un nuevo reto pido a todos los que tienen alguna responsabilidad de animación en la Provincia que se tomen como un reto personal ser animadores de Pastoral Vocacional. Sí, al P. Provincial y todo su Gobierno, al Superior, al Director del colegio y al Párroco… A todos. En la propia comunidad, en cualquier visita, encuentro y reunión programada, con laicos o sólo claretianos, en la oración y con palabras alentadoras, para que todos los hermanos lleguemos a sufrir y aprendamos a hacer la propuesta vocacional a otros. Creo que hay que insistir tanto en la homilía como en el confesonario; en preparar bien una clase como estar en el patio; en organizar una excursión como en preparar una semana vocacional, solidaria y misionera; en llevar bien los asuntos de dirección y secretaría como en dar una catequesis vocacional; en promocionar a los laicos y trabajar en misión compartida como llevarnos bien en comunidad. Lo sé, de todo hay que preocuparse, pero de la Pastoral Vocacional, más. Las personas del gobierno y de animación son las que más inciden en la vida de las personas, las comunidades y los apostolados. Este puede ser un cuarto reto, más difícil que los anteriores. Infancia y juventud no son dos pastorales separadas. Parece que lo fueran. Nuestro trabajo es en proceso. Por eso, quisiera terminar animando a los responsables de la Pastoral Infantil. Vosotros también hacéis Pastoral Vocacional. Hay que seguir insistiendo en la oración continuada de los niños. Se está cuidando en varias posiciones apostólicas. El "taller de oración" que se viene implantando en los colegios se hace bien, pero puede mejorar. Hay que iniciarlo también, con las acomodaciones que se precisen, en las parroquias. Esta actividad debe ayudar a dar continuidad a la Pastoral Infantil y Juvenil. Hay que cuidar "los pasos" y crear "puentes" entre ambas. La Pastoral Infantil siembra la semilla del Reino y la llamada de Jesús. Después la pastoral de poscomunión y adolescente detectará y acompañará aquellos chicos y chicas con signos y motivaciones vocacionales. Sugiero la atención de los monaguillos. En ello insisten los obispos a los párrocos. Algunos párrocos del clero secular lo ponen en práctica y los claretianos ¿por qué no? Este es un quinto reto muy sencillo. O estos u otros retos; nuestra Pastoral Vocacional nos interpela. Sé que no es cuestión de retos. Pero estos podrían valer por ahora. Nada más. Muchas Gracias.

Julián Ojeda García, cmf
Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
 
 
 
 
 

Formulario de búsqueda