Se encuentra usted aquí

Despedida y gratitud: Este próximo verano se cerrará la Parroquia y Comunidad Claretiana de Valladolid

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Los documentos de la Congregación dan cuenta de cómo la Provincia de Castilla, integrada desde el 2007 en la actual Provincia de Santiago, destinó en 1941 a un pequeño grupo de claretianos a Valladolid, sin iglesia propia, a vivir en la Rectoral de San Pedro. La propuesta que aceptó entonces la Congregación con su presencia en esta ciudad castellana tenía como misión principal la predicación itinerante por los pueblos, las misiones populares, los ejercicios espirituales, etc. No fue hasta 1944 cuando se habilita una capilla junto a la nueva vivienda en la actual calle del Padre Claret. Años más tarde, en esa misma calle se inauguraba la nueva Iglesia que era erigida en parroquia en 1966 bajo el título de “Corazón de María”. Las razones para su creación fueron el crecido número de feligreses en la zona. Desde entonces han pasado muchas cosas; son prácticamente ochenta años y muchos nombres de religiosos claretianos que quedarán en la mente de varias generaciones de vecinos.

Ayer, cuarto domingo de Adviento, tras la bendición final de la misa, se leyó con gratitud y dolor un comunicado de despedida. Los claretianos pondrán fin a todo este tiempo de presencia en Valladolid. Acuciados por el descenso del número de misioneros y por el deseo de responder con calidad a otros retos y compromisos, la Congregación no podrá seguir acompañando a quienes tanto nos han enriquecido al compartir la fe con nosotros.

Los misioneros lo anunciaron a la feligresía antes que a nadie. “En la reunión mantenida el pasado día 16 de diciembre entre el Superior Mayor de los Claretianos de Santiago, el P. Adolfo Lamata, y Mons. Luis Argüello, obispo auxiliar de la diócesis, se acordó la fecha de la triste noticia: para el próximo verano se cerrará la parroquia y la comunidad claretiana”, comenzó el P. Ángel Cabezón Palacios, vicario parroquial. Con todo, el religioso también dejó dicho que “no queremos hablar de despedida definitiva, pues siempre viviremos con la esperanza de que un día volveremos a Valladolid. Hay semillas de vida de esperanza en medio de esta dificultad; esperemos que el Señor de este sufrimiento saque vocaciones. Estamos en las manos del Señor. Sigamos con confianza, no solo hemos de mirar al pasado sino al presente y al futuro”. Por su parte, en la lectura de la misma carta, el misionero envió el mensaje del obispo. “D. Luis Argüello quiere animar a no decaer en el desánimo, ya que la diócesis acogerá́ a los grupos de formación; y los agentes de pastoral y sus actividades continuarán su tarea en las parroquias de San Andrés, San Juan o Santa Micaela”. El prelado también informó de que “el archivo parroquial quedará en única parroquia: San Andrés”.

Finalmente, el P. Cabezón Palacios completó anunciando que “la diócesis tiene ocho meses por delante para discernir cómo seguirá atendiendo vuestra fe tras la nueva situación que os estamos anunciando. Pasado este tiempo celebraremos una eucaristía final, como culmen a los actos de despedida”. La misión de la Iglesia sigue adelante. Ojalá la decisión dolorosa de marcharnos redunde en un mejor servicio evangélico y misionero en otros lugares.

 

 

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
 
 
 

Formulario de búsqueda