Se encuentra usted aquí

Finaliza el Encuentro para la Profesión Perpetua organizado por el ITVR

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

El Encuentro de Preparación para la Profesión Perpetua, organizado por el Instituto Teológico de Vida Religiosa (ITVR), finalizó su 34ª edición, que este año se ha celebrado en el seminario claretiano de Colmenar Viejo. Se trata de un curso específico que las congregaciones religiosas programan y valoran como parte de un plan más amplio y al que acuden personas consagradas en formación inicial de diferentes países. En esta ocasión, más de medio centenar de jóvenes religiosos y religiosas, procedentes de los cuatro continentes, una veintena de países y pertenecientes a dieciocho congregaciones religiosas han tenido oportunidad de releer su historia vocacional y profundizar en la decisión definitiva de seguir a Cristo en la vida consagrada.

En vísperas de la profesión perpetua, este intenso curso preparatorio de ocho días de duración es, sin duda, un momento privilegiado y oportuno en el que los participantes tuvieron ocasión de trabajar los núcleos esenciales de la vida religiosa: vocación, consagración, votos, comunidad, misión… en un cuidado clima participativo que combina la exposición doctrinal, el trabajo personal y de grupos, las celebraciones litúrgicas, así como los espacios de oración y convivencia.

Coordinado por el director del ITVR, el claretiano P. Carlos Martínez Oliveras, un equipo formado por tres experimentados profesores ha acompañado este año el encuentro que ya lleva celebrándose desde hace más de treinta años.

Los jóvenes participantes han podido compartir y fortalecer el “sí” que Dios ha suscitado en su vida en un verdadero clima intercongregacional de formación, estudio, oración y convivencia. La riqueza cultural, nacional y carismática ha supuesto

En la mañana de ayer, el Cardenal Carlos Osoro mantuvo un encuentro y celebró la misa de clausura en un tono de eucaristía de envío con los jóvenes religiosos que participaron estos días en el curso de preparación para la profesión perpetua.

D. Carlos destacó la riqueza de culturas, naciones y carismas que suponía celebrar la Eucaristía en clima de envío misionero en vísperas del sí definitivo a Dios por medio de la emisión de los votos perpetuos.

En su homilía les invitó a profundizar en tres claves: en primer lugar, “ponerse en camino como los discípulos para anunciar el evangelio de nuestro Señor Jesucristo”. “Vosotros estáis en camino llevando el carisma que cada uno de vosotros vivís”. “Y queréis regalar el evangelio de Jesucristo desde vuestro carisma”. “Tenéis que ir como corderos, es decir, como el mismo Cristo, para regalar el Evangelio a todos los hombres”.

En segundo lugar, les invitó a salir con “unas herramientas muy concretas: la sola gracia, el solo amor: solo con Jesucristo”. “Todo lo demás sobra en el camino: el bastón, las sandalias…”. “No hay que cargarse la mochila de dependencias, ni de ‘adicciones’ a lugares o tareas…”. “Por encima de todo, lo importante es que llevamos a Jesucristo”. En este contexto ha recordado que el Señor les envía de dos en dos “para corroborar la fuerza del testimonio y de la comunidad”. Al comentar la frase de Jesús “estaba viendo caer a Satanás como un rayo”, les ha recordado a los jóvenes religiosos que recuerden que “el sistema de dominación y de poder injusto se desmorona por la acción de Jesús y por la acción de sus discípulos en nombre de Jesús”.

Y, en tercer lugar, como los discípulos que volvieron llenos de alegría, les conminó a dar testimonio de la alegría profunda del Encuentro con Jesús por todo el mundo.

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 
 
 
 
 
 
 

Formulario de búsqueda