Se encuentra usted aquí

Ahora más que nunca, trabajo decente

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Iglesia por el Trabajo Decente (ITD), plataforma desde la cual distintas instituciones y entidades de inspiración cristiana procuran sensibilizar en torno al trabajo humano y anunciar el trabajo decente, ha lanzado un manifiesto donde reivindica “el trabajo como derecho y medio para el desarrollo y la realización como personas”.

La reclamación es la séptima consecutiva desde la creación de la entidad ITD, que se hace este año más necesaria si cabe por estar viviendo un tiempo de ‘pospandemia’ especialmente complejo en lo que a lo laboral se refiere, donde la globalización marca los dictados económicos, la precarización no ha hecho sino crecer y se ha dificultado el acceso al trabajo estable y digno. De entre todos estos factores emerge la figura del ‘trabajador pobre’, y por ello, ‘Ahora más que nunca, trabajo decente’. Un texto que pretende despertar conciencias y hacer ver que “la nueva normalidad no puede ser sinónimo de precariedad”. En este sentido, subrayan cifras como ese 25,06 % de trabajadores que tiene un contrato temporal o los casi 2,5 millones de trabajadores pobres –el 13 %– que a pesar de tener un empleo no logran abandonar situaciones de pobreza relativa.

El papa Francisco nos recuerda en la encíclica ‘Fratelli Tutti’ que “lo verdaderamente popular —porque promueve el bien del pueblo— es asegurar a todos la posibilidad de hacer brotar las semillas que Dios ha puesto en cada uno, sus capacidades, su iniciativa, sus fuerzas. Ese es el mejor camino hacia una existencia digna”. Así, en este sentido, la iniciativa ITD –impulsada por Cáritas, CONFER, HOAC, Justicia y Paz, JEC y JOC– ha puesto el foco en el trabajo en equipo entre distintas diócesis de nuestra geografía con el fin de visibilizar el derecho del trabajo decente; “que sea una realidad en la vida de las personas y respete nuestra casa común”.

La parroquia San Francisco de Sales, de Elda, participa del acto convocado para hoy, día 7 de octubre, día de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, con la celebración de una oración comunitaria. “La pandemia ha agravado la ya difícil situación del mundo del trabajo y ha desvelado los límites del trabajo mercantilizado. El modelo de relaciones laborales actual no asegura a miles de trabajadores a acceder a un puesto decente que permita atender necesidades básicas como llegar a fin de mes, conciliar la vida laboral y familiar, el acceso a la vivienda, la seguridad y salud laboral o la participación social, etc. Por eso, es urgente abordar esta situación en la que nos encontramos, especialmente dura entre las mujeres y los jóvenes”. Tras estas palabras de la monición de entrada, se leyeron unos testimonios en primera persona sobre los problemas a los que tantos se han de enfrentar hoy en día en el mundo laboral y antes de la lectura del Evangelio se dejó unos minutos de reflexión en torno a la Doctrina Social de la Iglesia. Por otra parte, el próximo sábado a las 20,00h. tendrá lugar la eucaristía y la lectura del manifiesto por el trabajo decente.

Hoy, la dignidad del trabajo está muy pisoteada. Sucede en diversos puntos del mundo entero, y también aquí, cerca de nuestras posiciones. Por ello, desde esta provincia misionera nos unimos a muchos hombres y mujeres, creyentes y no creyentes, que conmemoran la jornada mundial del trabajo decente, a tantos que alzan su voz para tener justicia en el trabajo, y a aquellos empresarios valientes que llevan adelante su labor con justicia. Pidamos a Dios que nos ayude a luchar por la dignidad del trabajo, para que haya trabajo para todos y que haya, ahora más que nunca, trabajo decente.

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
 
 
 
 
 

Formulario de búsqueda