Se encuentra usted aquí

Pascua Grupo Scout Claret

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Cada año, hasta donde mi memoria me permite recordar, celebramos la Pascua Scout en el campamento de Semana Santa. Siempre han sido celebraciones sencillas, con especial dedicación para los más pequeños, los que más lo disfrutan.

Recuerdo la ilusión que ponía yo cuando era peque; ahora, como monitor, me ilusiona conseguir que los chavales lo vivan también así. El Padre Julio, consiliario y alma mater del grupo scout, es el encargado de la preparación y ejecución de las ceremonias. Su creatividad y experiencia nos hacen disfrutar de cada celebración. Los monitores y los chavales más mayores por unos días somos sus monaguillos para que todo salga “como Dios manda”.

Entre las actividades temáticas de cada unidad (las cazas, aventuras…, como nosotros las llamamos) tenemos nuestras actividades de fe. Las distintas unidades del grupo, que en función de la edad de los chavales se agrupan con el nombre de Castores, Lobatos, Rangers, Pioneros, Rutas y Guilda, trabajan la Pascua, o mejor dicho nuestra pascua, la Pascua Scout, de forma adaptada.. Son actividades, dinámicas, juegos que nos presentan la última cena, el lavatorio de los pies, el monte de los olivos…

El viernes, según llegamos, compartimos la Eucaristía del Domingo de Ramos. Este año mediante hojas que lanzábamos al aire mientras proclamábamos alabanzas al salvador y denunciábamos el mal del mundo que Jesús viene a cambiar. Todos los días, a la hora del Ángelus, momento de descanso en el trabajo, Julio nos recuerda el Vía Crucis y la Pasión de Cristo, y nos explica el momento de la pascua que vivimos y el sentido que debemos darle a cada día.

Creo que todos mis compañeros estarán de acuerdo conmigo si afirmo que hay una ceremonia especial que sobresale por encima del resto: la del Domingo de Resurrección. Siempre son especiales. Como este año, cuando los personajes de la pasión (Pilatos, Caifás, Tomás, María, Pedro y los discípulos de Emaús) nos presentan a Jesús muerto y después resucitado. Jesús sale del sepulcro y es luz viva que se transmite de unos a otros. De cirio a vela y de vela en vela. La música y las luces se adueñan de la celebración y juntos “en procesión” nos dirigimos a la capilla para celebrar la eucaristía y festejar la resurrección de Jesucristo. Cada año cambia (bueno, el final no, claro) y siempre es especial.

Podemos decir que el escultismo, el método educativo no formal que trabajamos los grupos scouts católicos, se vale del ejemplo de vida de Jesús (siempre con su permiso y con mucho respeto) para enseñar una valiosa lección a los chicos y chicas del grupo; que en boca de B.P. (Baden Powell), fundador de nuestro movimiento, se articularía en la frase “dejad este mundo en mejores condiciones de cómo lo encontrasteis”.

Gracias Jesús, porque con tu ejemplo de amor ayudas a tornar en carne los corazones de piedra. Los niños son el futuro y debemos, aprendiendo de ellos, enseñarles a cambiar el mundo. Con tu fuerza podemos.

Rafa Casas e Ignacio Porto
Grupo Scout Claret - Madrid

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
 
 
 

Formulario de búsqueda