Se encuentra usted aquí

Encuentro de Ecónomos y Administradores (Colmenar Viejo, 4 - 6 marzo 2005)

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Del 4 al 6 de marzo se tuvo en Colmenar Viejo (Madrid) el Primer Encuentro
de Ecónomos Locales y Administradores de las tres Provincias de la Confederación.

Este Encuentro quería ser una respuesta a la invitación que nos hace el Proyecto
de Vida y Misión de la Confederación a promover el sentido de pertenencia a un mismo
y único Organismo "que vaya creando en todos la mística de la Provincia única". Al mismo tiempo se realizaba el deseo de los Ecónomos Provinciales de reunirse con los Ecónomos Locales y Administradores de sus respectivas Provincias para tratar
con ellos algunos asuntos. Participaron 42 Ecónomos Locales y Administradores,
los 3 Ecónomos Provinciales y el Superior y Ecónomo de la Confederación.
En la tarde del viernes, 4 de marzo, fueron llegando a nuestro Seminario de Colmenar
la mayor parte de los convocados. Tras la acogida y la cena, se tuvo a las 22'30 horas
la presentación del Encuentro y de los asistentes, ya que no todos nos conocíamos.

Sábado, 5 de marzo

El sábado, día 5, se desarrolló la parte central del encuentro: Una mañana dedicada a reflexionar sobre el sentido de la Pobreza en la Vida Religiosa de hoy, y una tarde, para entrar en el conocimiento de cuestiones prácticas de especial interés para nuestras administraciones.
A las 8'30 h. nos encontrábamos en la capilla para el rezo comunitario de las Laudes, que dirigió la Provincia de León. Y después de desayunar comenzábamos la primera sesión de trabajo.
A las 10, comenzó Fernando Torres su densa exposición sobre la Pobreza, que resumo:
Tenemos que replantearnos el sentido del voto de pobreza. En el Evangelio está claro que los bienes materiales están al servicio del Reino y por lo tanto al servicio de todos los hombres. De aquí que el voto de pobreza nos comprometa a una nueva-diferente relación con las cosas. No se trata simplemente de renunciar a la propiedad privada. Es algo más amplio. Hay que dejar de relacionarse con los bienes materiales como quien puede poseerlos, dominarlos y usarlos exclusivamente para su propio beneficio. Todo es don de Dios y por eso todo ha de ser usado para beneficio de todos.
Hacer voto de pobreza en una congregación misionera, como la nuestra, significa comprometerse en la tarea de hacer de este mundo la casa de todos, donde nadie se siente excluido, porque todos formamos parte de la creación. En esta línea habría que tener también una mayor conciencia ecológica (en la Congregación existe el Secretariado de Justicia, Paz e integridad de la Creación, pero no ha tenido eco en el trabajo de los Claretianos). El voto tiene una dimensión misionera, una dimensión comunitaria y también una dimensión ecológica.
Dentro de la dimensión misionera tocamos el tema de la opción preferencial por los pobres. No se trata sólo de servirlos, anunciarles el Evangelio y ayudarles en sus necesidades, sino también es muy importante desde dónde les servimos. La realidad es que entrar en la cercanía real con los pobres nos hace vulnerables y sentirnos inseguros. Por eso en lugar de enfrentar nuestros temores, los racionalizamos preguntándonos: ¿Quiénes son los pobres en realidad? ¿De qué pobreza estamos hablando?
De hecho Jesús nunca habló sobre la pobreza, ni la recomendó como algo deseable. Jesús habló de los pobres. Y desde una perspectiva evangélica, la llamada e invitación a todos es la de trabajar en orden a un mundo nuevo donde la pobreza pueda ser superada.
El voto de pobreza debe encuadrarse en una espiritualidad que está en relación con lo material, con la forma de relacionarnos con los hermanos, con sabernos parte de una creación y de una sociedad que es el lugar donde se ha de realizar el Reino de Dios.
Esta forma de comprender el voto de pobreza nos hacer ver la realidad sagrada de cada cosa, de cada persona. En el caos y la complejidad de las situaciones concretas saber ver esa dimensión sagrada de todo: todo es Creación. Al fin, ¿no es eso Encarnación?
Después de un descanso, por grupos se estudiaron estas cuestiones:
* ¿Qué piensa la gente de nuestro voto de pobreza? ¿Qué visibilidad social tiene?
* ¿Lo hemos planteado como una relación diferente con lo creado basada en la justicia?
* ¿Qué consecuencia tiene en la práctica, para la persona y para la institución?
* ¿Dejamos que los pobres nos toquen el corazón? ¿Cómo afecta eso a nuestra vida?
Por la tarde, a las 16'30 horas, reanudamos las tareas. Dirige la sesión Mª Pilar Portaspana: Tuvo un carácter predominante de información fiscal en torno a temas prácticos que deben tener presentes nuestros ecónomos y administradores. Se nos señaló cómo Hacienda posee en la actualidad una información exhaustiva de los contribuyentes y esto exige llevar de forma clara y actualizada:
* Los soportes contables y libros en los que conste separadamente la información económica de la comunidad y la de las actividades sujetas a la liquidación de impuestos.
* Los libros exigidos por la normativa tributaria (de IVA, en su caso).
* Los justificantes de todas las operaciones: facturas de ingresos, gastos e inversiones.
* Los comprobantes bancarios.
Además hay que conocer cuales son las incidencias y repercusiones de las actuaciones que se realizan en el desempeño del cargo. Y conservar algunos documentos como justificantes de exención de impuestos, certificados de estar al corriente del pago de la Seguridad Social de los trabajadores, etc.
Se hicieron observaciones sobre algunas declaraciones fiscales, exenciones de tributos, inspecciones, auditorías…
Tras el descanso, se dio paso a preguntas y aclaraciones, para terminar a las 20,00 horas.
A las 8,30 de la tarde celebramos la Eucaristía, que presidió Fernando Torres.

Domingo, 6 de marzo

Comenzamos el día con el rezo de Laudes, que dirigió la Provincia de Aragón.
A las 10 de la mañana comenzó el trabajo. Cada Ecónomo Provincial se reunió con los ecónomos y administradores de su Provincia para tratar asuntos propios.
Y a las 12 horas, de nuevo todos juntos, Javier Ojeda, encargado del Secretariado de Solidaridad y Misión de la Confederación, nos informó de cómo está organizado este Secretariado y de su funcionamiento y actividades que desarrolla.
Terminamos el encuentro con la celebración de la Eucaristía, que presidió el Ecónomo de la Confederación, que este día celebraba su cumpleaños.
Y tras la misa la mesa. La comida fraterna puso fin al encuentro, del que todos quedamos contentos.
Olegario Herreros, cmf.

Olegario Herreros, cmf.
Categoría: