Se encuentra usted aquí

José Cristo Rey García Paredes: “Sin esperanza, el caminar de la vida consagrada será un viaje hacia ninguna parte”

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

“La celebración del día de la Vida Consagrada, este 2 de febrero, invita a no descorazonarse”, exhortó en la tarde de hoy el misionero José Cristo Rey García Paredes aludiendo al lema -Caminando en Esperanza- bajo el cual la Iglesia en España celebra el don de la vida religiosa. Hoy es, por tanto, un día para valorar y agradecer, para contemplar el talante y el horizonte de los que, habiéndose consagrado a Dios, buscan cada día ser apóstoles del Reino, levadura en la masa, semilla en la tierra, sal y candelero en lo alto. “Es un día para tener esperanza porque el Espíritu de Dios es siempre promesa”, continuaba el claretiano.

La Iglesia, tal y como lo señaló san Juan Pablo II en 1997, fija la mirada cada 2 de febrero en la gran variedad de formas de vida consagrada, “un panorama enormemente diverso que se adapta a las más distintas circunstancias de la vida humana”, explicaba el profesor de teología en la parroquia San Antonio María Claret de Madrid. “Se trata de una red que va cubriendo nuestro planeta generación tras generación”, constataba a renglón seguido. “Pero quizá estemos en una época en la cual la ola de la secularización y las diversas formas de alejamiento de Dios también se va expandiendo por el mundo”. “La vida consagrada teme su disminución y las señales de estancamiento”, advertía.

Ante esta realidad, “hay que añadir algo muy importante”. Para García Paredes, “si la esperanza en Dios y que Dios pone en nuestro corazón está en crisis es porque nuestras esperanzas se sitúan solo aquí, en la tierra, en este tiempo...”. “Pero no seamos necios, la vida consagrada pone sus esperanzas en el cielo”. “Y aunque aquí disminuya, allá en el cielo se congrega de nuevo en una misteriosa comunión de los santos”, animaba.

“La esperanza en la vida de Dios y en Dios debe configurar nuestra forma de vivir”, recalcó el experto. Así, esta particular forma de vida “será convincente y misionera cuando se piense y viva en la doble dimensión, la del acá y la del más allá”.

“Sin esperanza, el caminar de la vida consagrada será un viaje hacia ninguna parte”, sentenció el claretiano. Por el contrario “nuestra andadura es un viaje hacia la patria de nuestra auténtica identidad, hacia la belleza infinita de Dios y de la Nueva Jerusalén, el nuevo cielo y la nueva tierra”, finalizó.

-------------

En otros puntos de nuestra provincia también se ha celebrado la XXVI Jornada de la vida consagrada. Diversas presencias, desde nuestros colegios mayores hasta nuestras parroquias y fundaciones pasando por las obras de los claretianos de la calle Buen Suceso de Madrid, han tenido hermosos gestos que subrayan el servicio que la vida religiosa ofrece. Así, podemos consignar aquí la promoción y posterior emisión del coloquio online que, con motivo de esta fiesta, organizó la comisión episcopal de la vida consagrada de la conferencia episcopal española, presidida por el claretiano Mons. Luis Ángel de las Heras, obispo de León.

Entre todas las iniciativas llevadas a cabo a título personal, destacamos la bella disertación que ofreció el P. Jaime Aceña Cuadrado, presidente de Conferencia Española de Religiosos (CONFER) de la diócesis de Ciudad Real. En ella, el misionero trató el tema de la vocación a la vida consagrada y de los consejos evangélicos, ejemplo profético para toda la Iglesia.

 

 

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
 
 
 

Formulario de búsqueda