Se encuentra usted aquí

Homenaje al cardenal Bocos en su tierra natal

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

La localidad vallisoletana de Canillas de Esgueva cuenta con 84 personas censadas. Hoy es un tranquilo pueblo que se asienta sobre la colina que domina el valle del río Esgueva, poco acostumbrado a ser foco de noticias y visitas. Sin embargo, cuando los canilleros escucharon que uno de sus paisanos, el misionero Aquilino Bocos, fue creado cardenal, se pusieron a planear un homenaje para él en su villa natal. En tal iniciativa, que finalmente tuvo lugar el pasado sábado 17 de agosto, no solo se implicaron la Diputación y el Ayuntamiento, con el alcalde D. Santiago Bartolomé a la cabeza; también contó con Arzobispado de Valladolid, y en concreto con la implicación del cardenal Blázquez y de su obispo auxiliar, Mons. Luis Argüello, que hicieron hueco en sus agendas para celebrar un día grande para el claretiano Aquilino Bocos. A estos les acompañaron a varios sacerdotes diocesanos, además de Adam Sudol, párroco de la Parroquia del pueblo, San Miguel Arcángel, y un buen número de sacerdotes que en algún momento atendieron a esta población pucelana.

El valle de Esgueva ha sido un semillero de vocaciones claretianas, con hasta doce misioneros del propio Canillas y otros tantos de poblaciones vecinas. Muchos de ellos también se unieron al homenaje junto a otros religiosos de comunidades próximas. Luego, en otros casos, el viaje fue un tanto más largo, desplazándose desde Madrid la mayor parte de la comunidad que vive junto al P. Bocos en la calle Buen Suceso, y también el vicario de la Provincia claretiana de Santiago, el P. Adolfo Lamata. Desde Madrid llegó también el cardenal arzobispo de esta diócesis, Mons. Carlos Osoro, con quien le une una fuerte amistad.

Finalmente, quiso hacerse presente Mons. Luis Ángel de las Heras, anterior Superior Mayor de la Provincia de Santiago y expresidente de CONFER, y hoy obispo de Mondoñedo-Ferrol. En total, tres cardenales, dos obispos y decenas de sacerdotes entre religiosos claretianos y diocesanos, desfilaron por las calles del pueblo junto a familia, amigos y vecinos, comenzando una ruta a pie desde el Ayuntamiento para llegar a la casa natal y de la infancia del P. Aquilino, donde se descubrió una placa recordando este hecho. Una vez allí, se dirigieron hasta la Parroquia donde se celebró una Eucaristía de acción de gracias. En la homilía, el P. Aquilino recordó sus primeros años de vida en el pueblo, y cuán significativos fueron para él los párrocos y maestros que tuvo. Especial mención hizo a los momentos de oración en la propia iglesia donde siendo seminarista se acercaba a rezar. Contó como anécdota que probablemente sea el hijo del pueblo que en más lugares ha explicado, (su ministerio pastoral le ha llevado a estar en más de 65 países), dónde está Canillas de Esgueva y el orgullo que siente de haber nacido en él.

Tras la eucaristía, en la que no faltó detalle gracias al buen hacer del párroco, Adam Sudol, se descubrió otra placa, esta en el atrio de la iglesia, con el escudo cardenalicio y las fechas más significativas que unen el templo parroquial a la vida del P. Aquilino.

Como broche de oro a este día de fiesta, al homenajeado se le hizo entrega de dos acuarelas de la célebre artista Concha Díez Valcabado, nacida también en la Ribera. Las dos tablas reproducen paisajes de Canillas y de la casa familiar del Cardenal Bocos.

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 
 
 
 
 

Formulario de búsqueda