Se encuentra usted aquí

El Colegio Mayor Alcalá, de luto

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Visto desde fuera un colegio mayor en el que centenar y medio de varones jóvenes conviven intensamente durante meses y a veces durante varios años puede ser un lugar en el que se cultiven comportamientos gregarios y faltos de respeto hacia la mujer. Hay actitudes profundamente arraigadas en una sociedad durante décadas que son muy difíciles de combatir.

Pero la experiencia dice a veces todo lo contrario. Esa convivencia prolongada, cuando acontece en un marco auténticamente universitario, es fragua y fuente de actitudes muy distintas, que se caracterizan por el respeto, la valoración de la diversidad, el valor del encuentro, el empeño en el trabajo bien hecho y la búsqueda del bien común.

La comunidad universitaria del Colegio Mayor Alcalá de Madrid, colegio claretiano, se ha resentido del anuncio de la muerte de la Doctora Margarita Salas, que hace cinco meses pronunció la lección magistral en la clausura de curso del Mayor y fue distinguida con su beca de honor. Como su equipo directivo ha afirmado al explicar que las banderas del Colegio llevarán estos días un crespón negro, colegiales y educadores tardarán tiempo en olvidar la hermosa mañana compartida con Dª Margarita, su palabra encendida y a la vez cálida, su defensa valiente de sus valores y de su derecho a investigar, trabajar y no tener que pedir perdón ni por ser mujer ni por ser mayor.

Los aplausos sinceros y espontáneos que los colegiales y demás asistentes a aquella clausura le dedicaron hablan de la capacidad de una mujer, que como invita tanto a hacer el Papa Francisco, supo crear puentes entre generaciones y dar testimonio de libertad, respeto, bien hacer y sensibilidad por la justicia.

En los últimos años los Colegios Mayores se han visto obligados a explicar a menudo en qué se distinguen de una pensión o una residencia. La presencia y el impacto de la Doctora Salas en centenar y medio de jóvenes nacidos casi con el siglo XXI es una muestra más. Las mismas salas del Colegio Alcalá, en las que esta semana toma la palabra el juez Marchena y se ha celebrado por tercer año consecutivo el torneo de debate Adolfo Suárez, y las del Colegio Jaime del Amo, en las que se tardarán años en olvidar la tarde-noche en la que D. Alfredo Pérez Rubalcaba gozó tanto con los colegiales que no se quería ir, hablan de valores, de concordia y educación y no del simple alquiler temporal de camas, duchas y trasteros. Porque un colegio mayor universitario (y si es claretiano quizá aún más) se distingue por acoger a quien no piensa como tú y dialogar con él. La lista de conferenciantes y personas de bien que lo han entendido durante varias décadas es muy larga y recoge lo más granado de nuestra sociedad.

¡Muchas gracias, doña Margarita, por su ejemplo! ¡Descanse en paz!

 

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
 

Formulario de búsqueda