Se encuentra usted aquí

Luis Manuel Suárez: “La escuela es una plataforma pastoral privilegiada”

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Al hilo de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, la Subcomisión Episcopal para los Seminarios organizó el XLIII Encuentro de delegados diocesanos de Pastoral Vocacional bajo el título ‘La propuesta vocacional: testigos que dejan huella’. Así, desde el día 16 y hasta el 18 de mayo se dieron cita más de treinta pastoralistas en unas jornadas de reflexión que de un tiempo a esta parte buscan fomentar una pastoral vocacional de enfoque integrador, es decir, “haciendo referencia a una nueva forma de acompañamiento, no orientada exclusivamente al seminario sino a una pregunta, aquella que formula la exhortación ‘Christus Vivit’, ‘¿Para quién soy yo?”, explicaba el P. Luis Manuel Suárez, responsable del Área de Pastoral de la CONFER.

“Abrir paso al encuentro de los jóvenes y adolescentes con el Señor, dentro de la aridez del momento, precisa de una mirada esperanzada”, continúa el misionero, bien consciente de la escasez vocacional. Así, honestos y audaces, los ponentes de estas jornadas examinaron las semillas de Dios que la familia, la parroquia o la escuela dejan en los jóvenes de nuestro hoy.

El papel de la escuela

El mismo Suárez intervino el segundo día del encuentro con una ponencia que daba cuenta del papel de la escuela en el despertar de las vocaciones. “La escuela es una plataforma pastoral privilegiada para el anuncio del Evangelio”, expuso. Y a renglón seguido desgranó cada uno de los tres distintos escenarios pastorales que pueden darse, según ‘Evangelii Gaudium ‘, 14: “Un primer grupo que son los niños y adolescentes que están haciendo el camino de la fe, como bautizados, que siguen su camino de sacramentos. Un segundo grupo es los que estuvieron y dejaron la fe y la Iglesia. Un tercer y último grupo son quienes nunca han estado vinculados a la fe y a la Iglesia”. “Cada uno de estos grupos necesita una respuesta pastoral algo distinta”, prosiguió. “Y en las escuelas tenemos niños y adolescentes de los tres escenarios”.

Seguidamente, tras tratar el ‘a quién dirigirse’, el misionero comenzó con el ‘qué ofrecer’. “Sin duda, relaciones personales significativas”, zanjó. “Tenemos que abrir la puerta con el testimonio”. “La propuesta de la fe, primero, y la propuesta vocacional, sea cual sea aquella a la que Dios llame, son dos partes de un único planteamiento, pero requiere un acompañamiento en sinodalidad, es decir, sumando fuerzas entre profesores, los agentes de pastoral y con las familias, en comunión corresponsable con parroquias, diócesis y movimientos”.

 

Categoría: 

Calendario

L M M J V S D
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 
 

Formulario de búsqueda